Sueños y delicias Qaramta, el restaurante del camping La Fidelidad

Alina Ruiz tiene alma de bosque, de aromas de frutos del monte y el sabor de esos atardeceres compartiendo el fruto de las manos de hombres y mujeres que saben de sus raíces y aman su ambiente y su gente.

Alina, cuando habla de lo que hace, no escatima palabras para contar la belleza de El Impenetrable chaqueño, y no mezquina frases y palabras para escribir sobre estos temas que tanto le apasionan.

EN EL CAMPING DE LA FIDELIDAD

La mujer, productora hortícola y criadora de ganado menor junto a su familia en la zona rural de Castelli, ahora tomó otro desafío, y lo cuenta de esta manera:

“Ser parte del proceso sin que la gran responsabilidad me doble, saber transitar y permitirme disfrutar, poder soltar en el momento justo … en esa estoy.

Hace pocos días se habilitó el Camping La Fidelidad donde los vecinos del Paraje La Armonía tienen la concesión del Restaurante Qaramta.

HORAS DE CHARLAS, MOLIENDA DE ALGARROBAS Y MATES

Hace años que conozco a los hombres y mujeres de este paraje, he compartido horas de fuegos, molienda de algarroba, cocciones de dulces, arropes, charlas con mates, historias de familias y caminatas.

Los vi formar sus familiar y entre cuentos hablar a sus hijos de esos platos familiares que debíamos rescatar.

Los vi capacitarse y formarse para recibir al turista y saber contar su territorio, la riqueza de su río, las aves y animales que hay.

Lo que no vi hasta hoy es el paso del tiempo, no había dimensionado los años compartidos aquí en el Impenetrable y esta semana ingresó un grupo de tres jovencitos Cesar, Mirko y Alan, hijos de estas mujeres que capacito en cocina hace muchos años.

38 KILOMETROS PARQUE ADENTRO

Los vecinos del Paraje se organizan en grupos de tres personas los cuales entran al camping que queda 38 kilómetros parque adentro cada siete días para hacerse cargo del Restaurante Qaramta, de las visitas guiadas y de recibir a los turistas. Compartir estos días con este grupo fue una inyección de pasión por la cocina, fue volver el tiempo atrás con otro lenguaje pero con el mismo amor y respeto.

“¿ME PUEDE ENSEÑAR DE NUEVO?”

Escuchar que me llamaran “doña Alina usted me puede volver a enseñar, no entendí” fue entender el interés que tienen por salir adelante sin importar su condición ni situación.

El resto me lo guardo y atesoro porque también entendí que soy privilegiada de estar viviendo este momento con estas personas. Gracias @rewilding_argentina y @marisilopez @destinoimpenetrable”, termina diciendo Alina.

1 thought on “Sueños y delicias Qaramta, el restaurante del camping La Fidelidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.