Agricultura Principal 

LA ALFALFA PIDE PISTA EN EL CHACO

Germán Sanko, productor alfalfero de Colonia Necochea, Las Breñas, Chaco

“Producir alfalfa es una alternativa que crece, y en buena hora que hoy se hable cada vez más de este cultivo, que puede ser un buen negocio para pequeños productores”, dicen a Agroperfiles Germán Sanko y Gustavo Asselborn, productores alfalferos de Las Breñas.

La alfalfa es ideal para quienes pretenden diversificar. Y es un cultivo que en pequeñas parcelas se constituye una alternativa muy interesante ya que hay un mercado cada vez más amplio en el Chaco y provincias vecinas, “aunque también el sueño de retomar las exportaciones sigue vigente en nuestro grupo AlfaGroup”, dice Sanko.

En la alfalfa, la cuestión del tiempo es crucial. “La rentabilidad es un tema en el que no hay que fallar con el cuidado del cultivo”, dice el joven productor.

“Lo que sí es una gran ventaja, es que la alfalfa tiene ciclo corto, y en cuarenta días ya se está cortando y hay mucha demanda del mercado interno”, agrega.

Dicen que en este cultivo, “hay oportunidades todos los meses”.

Gustavo Asselborn, productor de alfalfa: “Es un buen incentivo este cultivo, que tendría que tener una mirada más efectiva”, dice

“TIENE QUE SER UN ICONO PARA LOS PEQUEÑOS AGRICULTORES”

Los productores chaqueños de alfalfa intentan poner en valor al producto, y buscan la forma de obtener más rentabilidad, en una región en la que desde el inicio, el costo del flete entra jugando fuerte, pero que en el mercado interno tiene su impacto favorable, con buenas expectativas a partir de un mayor conocimiento y el uso de nuevas tecnologías.

 “Esta es una zona que tiene beneficios en cuanto a la semilla porque el clima, con calores y niveles de agua y sería muy bueno darle un impulso porque se siembra en pequeñas parcelas”, agrega Gustavo Asselborn.

En la zona de Mesón de Fierro, Giancarlo Langelotti también se dedica a la siembra de este cultivo, y cuenta algunas ventajas del mismo, sobre todo en lo que hace a las posibilidades de desarrollo.

En cuanto a la siembra, “Depende del momento en el que uno define que lote va a alfalfa, por los trabajos de labranza o barbechos. El costo nacional seguramente está hecho con una semilla más cara que normalmente acá no funcionan por el calor y la falta de agua  (en años normales) y usamos semilla de cosechas locales y se hace más barato”, dicen Aselborn y Sanko.

Temas relacionados

Leave a Comment