Agricultura Principal 

LOS PRIMEROS RINDES DE ALGODÓN SON DE 2.260 KILOS POR HECTÁREA EN SANTA FE

Los primeros datos de rendimiento aportado por los productores arrojan un valor de 2.260 kilos por hectárea de algodón, según un informe realizado por el equipo técnico de las diez comisiones zonales y difundido por APPA – Asociación para la Promoción de la Producción Algodonera—de Santa Fe

La situación del cultivo del algodón en la provincia de Santa Fe, al último mes de marzo de 2021 indica que en marzo, comenzó la cosecha en el Este de la Provincia, mientras que en el Oeste el cultivo avanza con la maduración.

POCO PICUDO

Evolución de capturas de picudos del algodonero en trampas en general es poca. Tanto en el Este como en el Oeste las capturas son uniformes a lo largo y ancho de los domos. Se puede observar que en el Este de la Provincia las capturas en trampas comenzaron a aumentar producto del avance de la cosecha y migración de los individuos de los lotes, situación que no se dio en el Oeste debido a que la cosecha no comenzó, pero si se registra la presencia de los individuos en los cultivos. Los niveles registrados en las trampas siguen siendo inferiores al promedio histórico.

ZONA ESTE DE LA PROVINCIA DE SANTA FE

En los primeros días del mes de marzo comenzó la cosecha la que se fue generalizando a medida que pasaban los días. Los buenos valores de temperatura y radiación observados durante la última semana de febrero y los primeros quince días de marzo hicieron que la apertura de cápsulas se acelerara en aquellos lotes sembrados en la primera quincena de octubre y como consecuencia su cosecha. Comenzada la segunda quincena se produjeron precipitaciones y días nublados y con ello un marcado descenso de los valores de radiación y temperatura lo que por un lado afectó la calidad de la fibra, la velocidad en la apertura de las cápsulas y la efectividad de los defoliantes/desecantes de aquellos lotes sembrados durante la segunda quincena de octubre lo que terminó por desacelerar el ritmo de cosecha.

Los primeros datos de rendimiento aportado por los productores arrojan un valor de 2.260 (± 560) kg/ha de algodón en bruto, con un rendimiento promedio de fibra del 31,8 %, lo que arroja 720 (± 150) kg/ha de fibra, con una calidad promedio Strict Low Middling (equivalente al grado com. C3/4).

DESTRUCCIÓN DE RASTROJOS: ALREDEDOR DEL 35%.

La cosecha no comenzó en zona de Margarita, Calchaquí y San Javier. El avance de cosecha es en general más alto en la zona centro-norte del Dpto. General Obligado, la que en promedio en el Este se ubica en torno al 45% de la superficie sembrada.

Un punto importante es la falta de productos defoliantes, ya que por segundo año consecutivo, no alcanza la disponibilidad en el mercado y se tiene que acondicionar al cultivo para la cosecha con productos desecantes, habiendo varias “recetas” para llevarlo a cabo con resultados en general no bueno y muy erráticos, lo que repercute en una obtención de fibra un poco más sucia.

EN BUEN ESTADO

Durante marzo, el 90% de la superficie se encontró en estado bueno y muy bueno (similar a febrero), favorecido en gran parte por una condición hídrica del suelo en estado óptimo,  con un 85% de lotes con control de malezas adecuado para la cosecha y el resto con dificultades lo que trajo y traerá problemas en la cosecha tal como se anticipó en febrero.

Las plagas que estuvieron presentes en diferentes niveles durante el ciclo, en el mes de marzo no se las observaron debido al avance en la madurez del cultivo. La plaga que sí aumentó su población fue el picudo del algodonero, ya que se lo pudo observar en las estructuras reproductivas sin producir daño y también en las trampas, la que acusaron por supuesto, un aumento significativo. Esto último se debe a que no encontrarse el cultivo por el avance en la cosecha, los individuos comienzan a emigrar de los lotes hacia los refugios. En este momento, se aconseja a los productores de manera enfática la aplicación de insecticidas junto a los defoliantes/desecantes, lo que no producirá rédito económico en la actual campaña, pero disminuirá la población para la campaña que sigue.

ZONA OESTE

Durante los primeros quince días del mes de marzo, la situación seca se mantuvo en la porción centro-norte del departamento 9 de Julio, en continuación de lo que había comenzado en febrero, no registrándose precipitaciones por 40 días. Ésta situación agudizó la situación en que los cultivos perdieran estructuras reproductivas, afecte el llenado de bochas y generación de nuevas hojas producto del estrés hídrico. Ésta situación se revirtió con una precipitación generalizada el día 16 de marzo

En la parte sur del departamento el estrés hídrico fue más moderado, ya que se sintió mayormente en la segunda semana de marzo. Allí los cultivos se encuentran es opimas condiciones. Se registró la cosecha en una pequeña superficie en el distrito Gato Colorado.

A fin de mes el 85% de la superficie se encuentra en plena apertura de bochas y el resto en maduración de bochas.

El control de malezas en general es bueno, se están pudiendo entrar a los lotes a realizar las aplicaciones de herbicidas después de las precipitaciones, no obstante un 15% de la superficie tiene un control regular de malezas.

PLAGAS

Respecto a plagas, se encontró en algunos lotes presencia de chinches verdes y chinches horcias, que en casos puntuales superaron el umbral de daño y se tuvieron que realizar controles.  En cuanto a picudo del algodonero, tal como se mostraba en el primer gráfico, las capturas son bajas, debido a que no comenzó la cosecha, pero se detecta la presencia de los individuos en pimpollos y bochas pequeñas, que no implican un daño económico, pero si se están reproduciendo y puede implicar un problema para la próxima campaña. Por supuesto el equipo técnico recomienda a los productores aplicar insecticidas para reducir las poblaciones.

Temas relacionados

Leave a Comment