Agricultura Principal 

DERIVA: LA AMENAZA PARA EL ALGODÓN

“Todo quemado, las hojas achicharradas, con forma de pata de rana, así me quedó el lote de algodón”, dijo a Agroperfiles un productor de la zona sur de Presidencia Roque Sáenz Peña, Denis Konsimal. “Y no es la primera vez, ya no sabemos qué hacer, y hasta los paraísos están afectados”, agregó.

“En este momento tengo mil hectáreas de algodón, da la sensación que los productos hormonales quedan en el ambiente, es una cosa de no creer lo que nos está pasando con el algodón”, dijo Darío Jasiuk de la zona de San Bernardo.

Los testimonios de los productores son todos coincidentes. Algunos saben quiénes son los que aplicaron, muchos de los casos son productores vecinos, y en otros casos, son operarios de grandes empresas que hacen aplicaciones de productos que varían del 2.4D a otros hormonales, y también no se descartan quienes sin tomar los recaudos necesarios en la limpieza de sus tanques aplicadores, terminan afectando a sus propios lotes.

UN FUERTE DEBATE

Hay un fuerte debate en el Chaco y en provincias vecinas como Santiago del Estero, y el tema amerita un fuerte planteo ante los ministerios de Producción de cada provincia.

“No hay mucho más que opinar sobre el tema. Hay reglamentaciones que no se cumplen…Hay que hacer cumplir la ley. Pero cuando nos exigieron más controles, recetas y responsabilidad compartida con los técnicos los productores nos quejamos, debemos reconocerlo”, dijo a Agroperfiles el ingeniero agrónomo y productor Miguel Kolar.

Planteó en este sentido que “el vecino que no controla te hace perder dinero. O tienes que hacer 10 aplicaciones más o no cosechas nada”, pero explicó otro dato de la realidad de lo que sucede en los lotes: “el yuyo colorado resistente es un problema muy complicado y los hormonales con PPO o Paraquat son las únicas herramientas para controlar después de nacido”, por lo que consideró que “Si no tenemos tecnología en algodón se nos va a hacer difícil seguír sembrado algodón”.

Kolar atiende un campo de algodón en Santiago del Estero, y ya tienen afectadas más de 1.600 hectáreas por deriva.

EL ROL DE LOS TECNICOS EN LA RECETA

En medio de esto, hay quienes sostienen que los ingenieros agrónomos tienen que hacer una autocrítica y se vuelve a insistir en el rol de la receta agronómica.

“No defendemos a los que hacen mal las cosas, por supuesto que hay colegas que hacen macanas”, dijo Mariano Raimondo, integrante del Consejo Profesional de Ingenieros Agrónomos del Chaco, y agregó que “para eso tenemos tribunal de penas pero no somos adivinos, si no hay denuncia que podemos hacer?”, se preguntó.

El productor Ernesto Ivan preguntó ¿de qué manera se podrá permitir la siembra de esta soja si hay una ventana de aplicación establecida y permitida para este tipo de herbicida?

“EL INGENIERO TIENE QUE ESTAR EN EL CAMPO”

 “Coincido y me incluyo. También es cierto que en las recetas de aplicaciones, el técnico tiene que estar en el momento y en toda la aplicación, porque las condiciones  ambientales son muy cambiantes”, dijo la ingeniera Micaela Guzowsky, de Villa Angela.

“En lo personal, no confío ni en mi misma sombra, porque no se pueden realizar recetas sin estar en el lote y controlar rigurosamente lo que se aplica”, dijo la profesional, indicando que caso contrario “los mismos productores ponen en jaque la matrícula de los ingenieros, díganme la verdad cuantos de los productores aplican exactamente lo que dicen los técnicos? Y cuantos mosquiteros paran cuando se levanta un poco de viento y ya están terminando el tanque?”, se preguntó.

La ingeniera Guzowsky, que también es productora agrícola, opinó que llegó a la conclusión que “no haría una receta de aplicación si no puedo estar en el 100% de la aplicación, porque esa es nuestra función de controlar lo que hace el productor”.

LA SOJA ENLIST, LO QUE SE VIENE

Enlist es un sistema que incluye una soja resistente a glifosato, a 2.4D y a glufosinato de amonio, un herbicida que contiene los dos primeros principios activos, y una serie de prácticas de manejo para asegurar la sustentabilidad de esas tecnologías. Con diferentes variantes, estará disponible para soja y maíz, y es donde desde ahora se abre el debate que en próximas entrevistas podremos desarrollar de la boca de productores y técnicos, y el inminente peligro para el algodón que esto representa.

Temas relacionados

Leave a Comment