ANTICIPARSE, CLAVE DEL EXITO EN EL CONTROL DEL PICUDO ALGODONERO

Controle al picudo ahora, antes de que empiece a reproducirse, comienza diciendo el ingeniero Marcelo Polak, de Fundación Lucha Contra el Picudo del Algodonero, en una serie de recomendaciones dadas a conocer recientemente.


Polak señala que si bien las capturas de picudos  en toda la zona algodonera están por debajo del promedio histórico, excepto en la zona de los bajos sub meridionales en la provincia Santa Fe, donde, seguramente han quedado algodones sin destruir, que siguieron rebrotando y alimentando picudos durante el invierno.


La presión de picudo en esta campaña va a depender la concentración o dispersión de la siembra y de que tan bien se controle a los picudos en los primeros lotes sembrados, ya que estos lotes son atacados por picudos que provienen de la diapausa (generalmente una población muy pequeña), y difícil  o casi imposible de localizar si se utilizan pocas trampas. Por tal motivo los primeros lotes que se siembran, pueden llegar a cosecha con bajas pérdidas de rendimiento pero han permitido la recuperación de la POBLACION DE PICUDO.

El control del picudo ha mejorado en estas últimas campañas ya que se siembran lotes cada vez más grandes con productores más eficientes y comprometidos. También ayudó el clima de los dos últimos años, con sequías más o menos prolongadas, que obligó a una siembra más concentrada y provocó una mayor mortalidad de los picudos que pasan el invierno en diapausa, ya que la falta de humedad es la principal causa de mortalidad de los picudos que salen del invierno.

Los productores algodoneros que pasaron por una campaña complicada por altas pérdidas por picudos como la del 2.012, donde se dieron pérdidas muy altas de producción, tenían dos caminos:  o mejoraban el control de la plaga o abandonaban el cultivo. Los que decidieron continuar, instalan trampas antes de la siembra, realizan una aplicación total de insecticidas unos 35 días después de la siembra y luego continúan con aplicaciones de bordes todas las semanas en todos los lotes con capturas positivas de picudo antes de la siembra. Como estas capturas se dan en sectores localizados y perfectamente identificados, los promedios de aplicación por hectárea suelen ser muy bajos.

 Hay todavía hay un grupo de productores que están muy confiados, y un año más húmedo de lo normal puede darle una desagradable sorpresa, son los productores algodoneros que realizan el algodón en zonas con una estación muy seca en el invierno, que les permite la mayoría de los años empezar con una presión muy baja del picudo, por tal motivo han ido reduciendo el uso de trampas de feromonas a solo una trampa  cada 50 a 70 hectáreas en el mejor de los casos.

Este grupo de productores puede llegar a tener pérdidas de más del 20 % de la producción en los lotes que siembran más tarde (en diciembre).

Los lotes de algodón que se siembran más tarde, reciben PICUDOS que sobrevivieron a la DIAPAUSA + los que vienen de los lotes de algodón que ya están sembrados.

PARA EVITAR PERDIDAS OCASIONADAS POR EL PICUDO SE DEBE:

Instalar trampas de feromonas antes de la siembra, para localizar todos los lugares con alta tasa de supervivencia de los picudos diapaudantes.

Realizar una aplicación de insecticida total en todos los lotes de algodón en el momento que aparecen los primeros botones florales. Esto es sumamente importante ya que es la única oportunidad de afectar fuertemente a la población de picudo ya que todavía no hay larvas de picudos (que están protegidas de la aplicación de insecticidas ya que se desarrollan en el interior de las estructuras fructíferas)

Realizar varias aplicaciones en el momento que los picudos abandonan el lote de algodón, que es cuando las bochas están maduras y empieza a escasear la principal fuente de alimento de la plaga (los pimpollos de la flor de algodón).

El picudo sigue siendo el enemigo N° 1 de la productividad del cultivo de algodón, ya aumenta los costos de producción y disminuye los rendimientos.

El exceso de confianza con respecto al picudo, puede hacer peligrar esta campaña algodonera. El síntoma  que ya se manifiesta es la poca utilización de las trampas de feromonas antes de la siembra.

Ya descuidamos esta importante parte del programa de control de picudo. Ahora no descuidar  las primeras aplicaciones de insecticidas, de esta manera evitaremos la rápida recuperación de esta plaga.

 

 

 

Acerca del autor

AGROPERFILES es el primer sitio digital de noticias del Chaco del sector agrícola, ganadero y forestal. Contamos con un equipo de periodistas de primer nivel y de consultores del sector para que ud esté informado.

Publicaciones relacionadas

Escribir tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *